email de contacto con el Grupo SEO-Segovia: seo-segovia@seo.org

lunes, 22 de agosto de 2016

EL HALCÓN DE ELEONORA, UN “POKEMON LEGENDARIO” EN SEGOVIA



Los ornitólogos y amantes de la naturaleza vemos con perplejidad las noticias de las últimas semanas sobre la fiebre de los pokemon. Alucinamos con que la gente salga de casa, móvil en mano, a buscar personajes animados cuando a su alrededor tienen un sin fin de seres vivos de los que disfrutar. Nosotros, en nuestro tiempo libre, cogemos prismáticos y telescopios para observar la naturaleza que nos rodea y nos dedicamos a “capturar” a través de los objetivos de nuestras cámaras aves, insectos, mamíferos, reptiles, anfibios, plantas…

En la provincia de Segovia, en los diferentes ecosistemas que alberga, desde las cumbres de la Sierra de Guadarrama, pinares, robledales, encinares, sabinares, páramos, pastizales, estepas cerealistas, riberas de ríos y arroyos, lagunas, cortados rocosos… podemos descubrir aproximadamente unas 200 especies de aves distintas a lo largo del año, entre residentes, invernantes, estivales, en paso o divagantes. Hay entretenimiento para rato entre Parques Nacionales y Naturales, espacios protegidos de la Red Natura 2000 y paisajes de gran belleza y singularidad, donde habitan un sin fin de especies animales y vegetales por descubrir…

Y de entre todas ellas, me quiero detener en una especie que, si seguimos con el símil de los pokemon, podíamos considerar como legendaria para la provincia de Segovia, por lo difícil de su observación en tierras segovianas ya que pasa poco tiempo en ellas y en enclaves muy concretos; se trata del halcón de Eleonora (Falco eleonorae). Su nombre proviene de Eleonora DÁrborea, última regidora de la Cerdeña independiente, quién, a finales del S.XIV y comienzos del S.XV promulgó varias ordenanzas de protección de las aves rapaces en esta isla del Mediterráneo.

Se trata de un halcón de mediano tamaño, algo más pequeño que el halcón peregrino, que presenta dos variedades distintas de plumaje; por un lado, existe la forma de plumaje clara, en las que las zonas superiores son de color pardo oscuro, el vientre es rojizo y barrado, siendo las mejillas pálidas y surcadas por una marcada bigotera. En vuelo, da la impresión de ser bastante oscuro por debajo.


La otra forma de plumaje se denomina oscura, ya que luce un plumaje completamente negruzco tanto en el dorso como en el vientre.



Es una especie de halcón muy peculiar en cuanto a su distribución y fenología. Sus cuarteles de invernada se localizan en Madagascar, Islas Mauricio y Reunión, mientras que sus áreas de reproducción están en acantilados costeros de islas de la cuenca del Mediterráneo, con algunas poblaciones en la costa atlántica de Marruecos y en las Islas Canarias.


Su peculiaridad radica en que retrasa su periodo reproductor para hacerlo coincidir con el paso postnupcial de sus principales presas, pequeñas aves que viajan hacia África una vez concluida su época de cría, siendo el ave más tardía en reproducirse en España, no iniciando la reproducción hasta finales de julio, primeros de agosto, para hacer coincidir el nacimiento de los pollos con la migración de sus presas. Pero a la Península Ibérica llega en abril o mayo, y antes de iniciar la reproducción, algunos de ellos se desplazan al interior peninsular. Es en ese momento, entre los meses de junio y julio, cuando se le puede ver en Segovia, especialmente en los pinares que envuelven las Lagunas de Cantalejo, donde aprovecha para alimentarse de gran cantidad de insectos, destacando escarabajos sanjuaneros y libélulas que capturan en vuelo.


Texto: Ignacio Domingo
Fotografías: Jorge de la Cruz
Mapa: wikipedia

domingo, 17 de julio de 2016

SUPERVIVIENTES



Aunque todos los nidos de aguilucho tienen su historia y todos son igual de importantes, me gustaría detenerme en uno especial. Se trata de un nido que fue descubierto el día 29 de mayo; en su interior había 5 huevos. Hasta aquí todo normal, pero la pareja de aguiluchos había decidido instalar su bien más preciado en un cultivo de veza, una leguminosa que se emplea como forraje para el ganado y que se cosecha en verde. No había ninguna posibilidad de que el nido saliera adelante por si solo, los plazos iban a ser demasiado cortos, por lo que tocaba intervenir de urgencia. 



Después de colocar el vallado de protección el 30 de mayo, la tierra fue cosechada el día 1 de junio, seguramente, con huevos aún en el nido. Lo normal hubiera sido que la pareja abandonara la puesta, así ocurre en la mayoría de las ocasiones, pero estos aguiluchos decidieron seguir adelante.




La veza es una planta trepadora, que necesita el soporte de otra planta para ascender en busca del sol, por lo que no se suele sembrar sola, sino que se la acompaña de otro cereal como la cebada o el centeno, pero en este caso, no sucedió así, y la altura que alcanzó fue mínima; apenas proporcionaba sombra a los pollos, que tenían que aguantar, durante más de 1 mes, por un lado, las altas temperaturas del verano, y por otro, la exposición continua ante posibles depredadores. Por si fueran pocos problemas, el nido estaba situado a escasos metros de un camino y de una carretera. Todos estos factores negativos nos hacían temernos lo peor. En una visita al nido el día 12 de junio, descubrimos que la mitad de la nidada había sido depredada, lo que hizo saltar todas las alarmas. Decidimos llamar a los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León para ver la posibilidad de trasladar los 2 pollos que quedaban al Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS), pero eran demasiado pequeños, tenían menos de 10 días de edad, y en el CRAS no podían atenderlos. Por suerte, contaban con unos padres formidables y con toda nuestra ayuda. Colocamos una malla de sombreo para proporcionarles sombra y protección y los dejamos en las mejores manos posibles, las de sus progenitores. 




En las distintas visitas al nido fuimos comprobando con alegría como los dos pollos crecían satisfactoriamente. Tuvieron que soportar varios días seguidos de fuertes tormentas a primeros de de julio, pero esta familia superó todos los obstáculos que se les fueron poniendo por delante, alzando el vuelo los dos pollos a primeros de julio.



A uno de ellos se le colocó una anilla metálica y una anilla de PVC con un código alfanumérico para su identificación a distancia, por lo que quien sabe, igual nos siguen dando alegrías a lo largo de su viaje migratorio, y quizá un día, volvamos a verlos por Segovia fundando una nueva familia de aguiluchos.



sábado, 2 de julio de 2016

... Y LLEGARON LAS COSECHADORAS

La campaña de protección del aguilucho cenizo es una lucha contra el tiempo. La cuenta atrás se pone en marcha con la llegada de los primeros individuos en el mes de abril y finaliza cuando las cosechadoras recogen el cereal de los campos de cultivo.

Cosechadora recogiendo el cereal
Las cuchillas están empezando a dar cuenta de los cebadales, para posteriormente continuar con los trigales, terminando su labor con la recogida del centeno. Estas últimas semanas se nota la presión, encontrar un nido de aguilucho resulta ahora más importante que nunca. En la próxima tierra a cosechar puede haber unos pollos indefensos... Pero ellos permanecen ajenos a este devenir de los acontecimientos. Quizá sus padres, con el paso de los años, hayan aprendido el significado de esas enormes máquinas que se mueven en los alrededores y quizá, se afanen estos días en la caza, para que sus crías se desarrollen lo antes posible y alcen el vuelo con prontitud, alejándose del peligro que le acecha. Este año, parece que los plazos van un poco retrasados con respecto a un año normal, lo que nos hace pensar que muchos nidos podrán salir adelante sin intervención de ningún tipo. Por el momento, de los 28 nidos encontrados, han necesitado vallado de protección 8, contando entre ellos los 4 que hubo que vallar al comienzo de la campaña debido a las siegas en verde.




Vallados de protección en nidos de aguilucho cenizo

Como es obvio, los pequeños pollitos de hace unas semanas ya van cogiendo peso y empiezan a sustituir el plumón por las plumas de vuelo. Pronto podrán acompañar a sus padres en sus lances de caza o en la prospección del territorio, aprendiendo de ellos lo que conlleva ser un aguilucho.



Pollos de aguilucho cenizo de unos 20 días de edad

sábado, 18 de junio de 2016

ROMPIENDO EL CASCARÓN

Las primeras semanas del mes de junio marcan la eclosión de los huevos de aguilucho cenizo. Este año no es excepción, así que os podemos confirmar que los pollitos de aguilucho cenizo segovianos ya han empezado a nacer, lo que supone una gran alegría para los que trabajamos en la conservación de la especie. Encontrar un nido de aguilucho cenizo siempre es especial, pero encontrarlo cuando en su interior hay pequeñas bolitas de plumón blanco, es algo que no se olvida fácilmente. Además, esos pequeños aguiluchos indefensos recién nacidos nos aportan una información fundamental, porque viéndolos nos podemos hacer una idea aproximada del momento en el que estarán  listos para alzar el vuelo; con este dato y la fecha en la que el agricultor quiere recoger el cereal, solo queda hacer cuentas para ver si hay que realizar algún tipo de actuación en el nido, ya sea retrasar un tiempo la cosecha si es posible o vallar el nido si no les diera tiempo a completar el desarrollo.


 













Con respecto a los 4 nidos que estaban ubicados en cultivos que fueron segados en verde, deciros lo siguiente:

Uno de ellos da la sensación de abandono de la puesta, algo que resulta bastante habitual cuando se cosecha en verde y los pollos aún no han nacido.


En otro la hembra seguía incubando el pasado fin de semana y en los otros dos han nacido ya los pollos, pero lamentablemente, en uno de esos nidos han sido depredados todos los pollos y en el otro parcialmente, quedando dos pollos vivos que van a necesitar mucho más que suerte para seguir adelante. Para facilitarles un poco la vida, se ha decidido colocar una malla que les proteja del sol y de posibles depredadores alados, ya que la escasa altura de la veza no les proporciona apenas sombra ni refugio.



A estas alturas de campaña, ya llevamos localizados 15 nidos. Estas próximas semanas serán claves para localizar más, ya que con el nacimiento de los pollos, los padres están más activos y es un poco más fácil localizar el lugar donde se está gestando una nueva generación de esta hermosa y valiosa rapaz.


jueves, 2 de junio de 2016

LA SIEGA EN VERDE

Cuando una persona ajena al campo y a la agricultura piensa en los cultivos de cereal de secano, imagina su recogida cuando el cereal está amarillo, el grano ha madurado, "está granao" como dicen en mi pueblo. El aguilucho debe de pensar algo parecido cuando elige el lugar idóneo donde hacer el nido, que ese lugar le proporcionará el refugio necesario para que sus pollos se desarrollen seguros durante el tiempo que permanecen en el nido. Lamentablemente este año nos estamos dando de bruces contra una realidad que hasta este año no conocíamos: las siegas en verde. Esta campaña, los aguiluchos, y por aproximación todos los que trabajamos en la conservación de la especie en Segovia, hemos descubierto la veza (Vicia sativa), una planta leguminosa, de la familia de las judías, de bonitas flores moradas, que se utiliza como forraje para el ganado, y que para nuestra desgracia y la de los aguiluchos, se cosecha en verde. Y no es la única, porque también se están recogiendo en verde campos de cebada y de trigo.


                       Flor de la veza














                                                                                                         Siega en verde de un campo de cereal

En lo que llevamos de campaña hemos encontrado 9 nidos de aguilucho cenizo, de los cuales 4 corren un riesgo altísimo de fracaso reproductor por estar ubicados en campos que se están segando en verde, 3 en veza y 1 en cebada. A estas alturas de la primavera todos los nidos encontrados tienen huevos; a los pollitos aún les queda una semana aproximadamente para empezar a nacer y por experiencias de otros grupos y asociaciones que trabajan con las especie y con los que hemos intercambiado opiniones, cuando la hembra está incubando y se siega el cultivo, se pierde la puesta. Hemos vallado los 4 nidos para protegerlos de la cosechadora y de los depredadores y haremos un seguimiento para ver si hay suerte y eclosionan los huevos, y los pollitos consiguen completar su desarrollo.


    Dos nidos de aguilucho cenizo en campos de veza

Sirvan estas líneas para agradecer a todos los voluntarios que están trabajando en la campaña su enorme dedicación y entusiasmo, porque estos días estamos saliendo, literalmente a la carrera, a vallar los nidos in-extremis.

 Nido de aguilucho vallado instantes antes de la siega en verde

jueves, 12 de mayo de 2016

CAMPAÑA DE PROTECCIÓN DEL AGUILUCHO CENIZO. 2016. PARTE I


El pasado 9 de Abril dio comienzo la 5ª Campaña para la protección del Aguilucho Cenizo en la provincia de Segovia, con una reunión preliminar que tuvo lugar en Santa María la Real de Nieva. A esta reunión acudimos unas 20 o 25 personas, entre ellas nuevos voluntarios, como Pedro y Marcela, Héctor, Teresa y Candelas. En esta reunión tratamos unos cuantos temas generales sobre el modo de actuación a la hora de entrar en los nidos. Este tema es una de nuestras máximas preocupaciones, para intentar no dejar rastros que puedan poner en peligro las nidadas. Después de la reunión salimos al campo para poner en práctica lo que habíamos explicado anteriormente, observando los primeros individuos de la epsecie en los alrededores del pueblo.



A partir de esa fecha hemos salido regularmente todos los fines de semana para encontrar las aves y a día de hoy tenemos 80 citas en 45 localidades distintas. Hemos ampliado nuestro radio de acción, sobre todo con la incorporación de Candelas, que se ocupará de la zona Noreste de la provincia, zona que había sido dejada un poco de lado debido a su lejanía. Tambien quiero resaltar la ayuda que nos proporcionan los compañeros de SEO-Sierra de Guadarrama, que se concentran en la zona Oeste. Hasta ahora las citas son mayoritariamente de machos y los últimos dias han empezado a aparecer las hembras. Esperamos que a partir de San Isidro comencemos a encontrar nidos, como en años anteriores. Nos esperan 2 largos y agotadores meses de campaña, que esperamos completar con el mayor de los exitos. A ver si tenemos tanta suerte como el año pasado, al menos y conseguimos que muchos pollos de aguilucho  lleguen a volar lejos!


Además, durante el mes de abril hemos realizado diversas charlas divulgativas en distintos colegios segovianos: Cantimpalos, Escarabajosa de Cabezas, Mozoncillo, Turégano, Veganzones y San Pedro de Gaíllos, ya que pensamos que la educación ambiental es otro factor muy importante a tener en cuenta de cara a la futura conservación del aguilucho cenizo.