email de contacto con el Grupo SEO-Segovia: seo-segovia@seo.org

jueves, 20 de junio de 2013

En busca de nidos de aguilucho cenizo con SEO-Salamanca y... ¡Encontrándolos por fin en Segovia!

El aguilucho cenizo es una especie migradora que hace sus nidos en los cultivos cerealistas de secano. Se alimenta fundamentalmente de pequeños roedores, por lo que desempeña un papel crucial a la hora de paliar los efectos de sus periódicas explosiones demográficas, tan temidas por los agricultores. Pero el aguilucho cenizo está seriamente amenazado porque, por lo general, el período de cosecha del cereal comienza antes de que los pollos puedan volar y abandonar el nido. De este modo, son muchos los que mueren entre las cuchillas de las cosechadoras. El esfuerzo de sus progenitores queda truncado año tras año y el futuro de la especie se presenta muy oscuro.

Por esta razón, en lugares como Extremadura, Andalucía y Salamanca, desde hace algún tiempo se vienen desarrollando iniciativas para localizar los nidos y  lograr la colaboración de los propietarios de las parcelas para protegerlos. Algunas de tales iniciativas han contado con el apoyo económico de las instituciones autonómicas, pero con la excusa de la crisis han desaparecido, con lo que solamente el trabajo y el esfuerzo desinteresado de ciertos grupos conservacionistas, junto con el apoyo imprescindible de los agricultores, puede salvar al aguilucho cenizo de una segura extinción. Conscientes de este problema, comenzamos el año pasado a rastrear algunas zonas de nuestra provincia con el fin de imitar a nuestros compañeros de otras latitudes. Como es lógico, pagamos la novatada y no fuimos capaces de localizar ningún nido, aunque sí fuimos capaces de seleccionar algunas zonas de la campiña segoviana en las que la presencia de ejemplares adultos es constante.

Para evitar que este año nos sucediera algo parecido, el pasado domingo 9 de junio Eduardo García y un servidor viajamos a tierras salmantinas, concretamente al municipio de San Cristóbal de la Cuesta, donde los compañeros de SEO-Salamanca, capitaneados por Miguel Blanco, tenían previsto continuar su búsqueda de nidos. Allí nos encontramos con nuestros compañeros del grupo local Juan Carlos y María José, que habían acudido desde Madrid. En primer lugar, hay que decir que la densidad de aguiluchos cenizos en Salamanca es mayor que la segoviana, aunque quizá tenga algo que ver en ello la importante labor que están realizando allí. Al poco de tomar posiciones, ya pudimos localizar el primero de los tres nidos que encontramos a lo largo de la mañana. Comprobamos la gran efectividad de los colegas salmantinos, que han desarrollado incluso una tecnología específica para concretar con precisión la ubicación de los nidos antes de proceder a su búsqueda.



Aquí podéis ver las fotos que hizo Eduardo a un macho de aguilucho cenizo y al primero de los nidos encontrados en Salamanca. Como puede verse en la foto, el nido ocupa un espacio muy reducido y el cereal no está aplastado alrededor, por lo que encontrarlos resulta bastante complicado:




Pero, al margen de los detalles respecto a la metodología empleada, lo que aprendimos en Salamanca fue, sobre todo, a no perder la esperanza de obtener resultados similares en nuestras tierras. Descubrir un primer nido, aunque no es tarea fácil y requiere tiempo y constancia, es una experiencia muy gratificante que nos motiva a continuar con la búsqueda. Aprendimos que trabajar por la conservación es otra forma de aproximarse al mundo de las aves y que sin ese trabajo no podremos en el futuro disfrutar de la presencia de muchas especies. Aprendimos además que la conservación es el resultado de un esfuerzo colectivo, en el que todos tenemos algo que aportar.

La localización de los dos primeros nidos segovianos, apenas una semana después de nuestro viaje a Salamanca, ha sido precisamente el fruto de ese trabajo conjunto en el que cada uno ha puesto un grano de arena imprescindible. Ahora más que nunca tenemos que afianzar lo conseguido, puesto que si bien la localización de las zonas de nidificación es quizá la etapa más difícil, esto no ha hecho más que empezar y es a partir de ahora cuando se precisa la colaboración de todo el mundo para que realmente el proyecto comience a dar sus frutos y  pueda prolongarse en años venideros. Hay que localizar a los propietarios de las fincas y pedir su ayuda, proteger los nidos mediante una malla de alambre, tratar de estar presentes cuando se coseche la parcela, hacer un seguimiento de los pollos para confirmar cuántos pueden abandonar el nido, etc. Para todo ello es necesaria la colaboración de los miembros del grupo local y de todos aquellos que, habiendo asistido a alguna de nuestras actividades, estén interesados en aportar algo de ayuda, bien acudiendo con nosotros a alguna de las salidas de campo, o bien aportando una pequeña cantidad de dinero para sufragar los gastos que acarrea la protección de los nidos, ya que hemos de compensar económicamente a los agricultores por las molestias causadas y el coste de la malla de alambre ha de ser sufragado por nosotros. De momento, solo hemos encontrado dos nidos, pero a buen seguro serán más en el futuro y ello supondrá que tendremos de aumentar el esfuerzo y la dedicación. Si queremos seguir disfrutando de la presencia de las aves, tenemos que trabajar para conservarlas, puesto que las administraciones no solo no muestran interés en hacerlo, sino que incluso ponen trabas o crean situaciones de peligro, como sucedió con la última "plaga" de topillo en la que se esparció veneno a diestro y siniestro en vez de proteger a especies que, como el aguilucho cenizo, constituyen eslabones fundamentales para mantener el equilibrio ecosistémico. Por todo ello, invito a todos los compañeros del grupo, simpatizantes y amigos a que se sumen, en la medida de sus posibilidades, a este proyecto. En los próximos días, y hasta que se lleve a cabo la cosecha, estaremos saliendo al campo para localizar más nidos y continuar con el trabajo. Cualquiera que desee sumarse a esta iniciativa con su pequeña aportación, solo tiene que ponerse en contacto con nosotros a través del correo del grupo local: seo-segovia@seo.org.

Aquí podéis ver algunas fotos que nuestro amigo Luis Matarranz hizo en la afortunada jornada del lunes 17 de junio. Este es el nido segoviano más poblado:


Y este es el pollo más crecidito:


Aquí aparezco buscando el segundo nido de la tarde con Nacho, el coordinador de nuestro grupo, mientras seguíamos las indicaciones de Pablo y Abel que, al fondo de la imagen, nos guiaban con la ayuda de los walkies y los telescopios:


Saludos cordiales,

Fernando Arribas


Enlaces de interés:
Para identificar al aguilucho cenizo:
En el blog de SEO-Salamanca, puede verse una entrada dedicada a la jornada en la que estuvimos allí:
En este apartado, hay información más precisa sobre la metodología y los resultados que vienen obteniendo:



7 comentarios:

EDUARDO28 dijo...

que crack fernando, como redactas, que sintesis, chapó compañero!

Abel Herrero dijo...

Esto ya no hay quien lo pare. Que se preparen los aguiluchos, que Segovia comienza a ser una provincia envidiable para ellos,jeje.

Esteban dijo...

Enhorabuena... está claro que "el que la sigue la consigue". Me alegro por vosotros, de que que vuestro esfuerzo encuentre recompensa, y me alegro por los aguiluchos segovianos.
Esteban

Miguel Blanco Sol dijo...

Enhorabuena compañeros. ¿Véis como lo importante era encontrar "el nido"? el resto luego sólo es trabajo, constancia, calor, entusiasmo e interés.

elcamperoinquieto.com dijo...

Me quito el sombrero..ojala todos esos autodenominados amantes de los pajaros hicierna la mitad de la mitad de lo que haceis vosotros!
Saludos camperos!

Fernando Arribas dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios de ánimo, ahora tenemos que conseguir la colaboración de los agricultores, sin ella el esfuerzo no servirá de mucho. Esto es una tarea lenta, pero confiemos en que al menos podamos ver volar a alguno de los pollos.
Por cierto, ya hemos encontrado nuestro tercer nido en otra zona...
Saludos,
Fernando Arribas

Estefanía Egido dijo...

Qué bien! Enhorabuena!
Me alegro mucho de que se estén encontrando ya nidos. Mucho ánimo!